Descubre qué zapatillas usar para correr según tu tipo de pisada

Adentrarse en el mundo del running es mucho más que simplemente salir a correr. Exige una comprensión profunda de tu cuerpo, su funcionamiento y, muy especialmente, de tu tipo de pisada.

Cada corredor es único y, por tanto, también lo es su pisada. Entender esto es fundamental para evitar lesiones y mejorar el rendimiento.

En este artículo, te ayudaremos a descubrir cuál es tu tipo de pisada y, en base a ello, te recomendaremos las zapatillas de correr más adecuadas para ti.

Porque correr de manera eficiente va más allá de la velocidad o la resistencia, también implica hacerlo de manera segura y cómoda. ¿Estás listo para descubrir qué zapatillas son las ideales para tu tipo de pisada? ¡Empecemos!

¿Cómo saber mi tipo de pisada al correr?

Conocer tu tipo de pisada es esencial si eres un corredor regular. Este conocimiento te ayudará a elegir el calzado adecuado y podría prevenir lesiones a largo plazo.
Aquí te presentamos algunos métodos para determinar tu tipo de pisada.

1. Observa el desgaste de tus zapatos

Una de las formas más sencillas de determinar tu tipo de pisada es observar el desgaste en la suela de tus zapatos de correr.

  • Si el desgaste es más prominente en el interior de la suela, es probable que tengas una pisada pronadora.
  • Si el desgaste es más notorio en el exterior de la suela, es probable que tengas una pisada supinadora.
  • Si el desgaste es uniforme en toda la suela, es probable que tengas una pisada neutra.

2. Prueba del papel húmedo

Otro método común para determinar tu tipo de pisada es la prueba del papel húmedo.

  1. Haz que tus pies estén ligeramente húmedos.
  2. Pisa sobre una hoja de papel o una bolsa de papel marrón.
  3. Observa la huella que deja tu pie. Si la huella muestra casi todo el pie, es probable que tengas una pisada pronadora. Si la huella muestra sólo una pequeña parte del pie, es probable que tengas una pisada supinadora. Si la huella muestra una gran parte del pie, pero no todo, es probable que tengas una pisada neutra.

3. Consulta a un profesional

Si todavía tienes dudas sobre tu tipo de pisada, puede ser útil consultar a un profesional, como un fisioterapeuta o un entrenador de correr.

Estos expertos pueden analizar tu forma de correr y darte una evaluación precisa de tu tipo de pisada.

Recuerda, conocer tu tipo de pisada puede hacer una gran diferencia en tu rendimiento de carrera y en tu salud en general. Así que, toma el tiempo para averiguarlo y elige el calzado adecuado para tu tipo de pisada.

¿Cómo saber si soy pronador o supinador?

Determinar si eres pronador o supinador es esencial para seleccionar el calzado adecuado, especialmente si eres un corredor o un atleta. Aquí te mostramos cómo puedes descubrirlo:

1. Observa el desgaste de tus zapatos

Una de las formas más sencillas de determinar si eres pronador o supinador es mirar las suelas de tus zapatos viejos.

Pronador: Si el desgaste es mayor en el interior de la suela, es probable que seas pronador.
Supinador: Si el desgaste es mayor en el exterior de la suela, es probable que seas supinador.

2. Test de la huella

Otra manera de determinarlo es a través del test de la huella. Para ello, moja la planta de tus pies y camina sobre una superficie que pueda mostrar tu huella.

Pronador: Si la huella muestra casi toda la planta del pie, probablemente seas pronador.
Supinador: Si la huella muestra una gran parte del arco del pie, probablemente seas supinador.

3. Consulta a un profesional

Aunque las formas anteriores pueden darte una idea aproximada, lo más recomendable es acudir a un profesional. Un fisioterapeuta o un especialista en biomecánica deportiva pueden realizar pruebas más precisas para determinar si eres pronador o supinador.

¿Qué significa ser pronador o supinador?

Pronación: Es el movimiento natural que ocurre durante el aterrizaje del pie mientras caminas o corres. Si eres pronador, cuando tu pie golpea el suelo, se inclina hacia adentro.

Supinación: Es el opuesto a la pronación. Si eres supinador, cuando tu pie golpea el suelo, se inclina hacia afuera.

Tanto la pronación como la supinación son movimientos normales que ocurren durante la caminata o la carrera. Sin embargo, la pronación o supinación excesiva pueden provocar lesiones. Por eso, es importante saber si eres pronador o supinador para seleccionar el calzado adecuado y prevenir lesiones.

Cómo determinar el tipo de pisada a través del desgaste de las zapatillas

La forma en que tu calzado se desgasta puede revelar mucho sobre tu tipo de pisada. Hay tres tipos principales de pisada: neutra, pronadora y supinadora. Cada tipo tiene un patrón de desgaste distinto en las zapatillas. A continuación se explica cómo identificar cada tipo.

1. Pisada Neutra

Un corredor con una pisada neutra golpeará el suelo con el exterior del talón y luego rodará hacia adelante a lo largo del centro del pie. El desgaste para este tipo de pisada generalmente se distribuirá uniformemente a lo largo de la suela de la zapatilla.

2. Pisada Pronadora

Una pisada pronadora se caracteriza por un golpe inicial en el borde exterior del talón, seguido de un rodar excesivo hacia adentro del pie. Esto se conoce como pronación. El desgaste de las zapatillas generalmente será más pronunciado en el interior del talón y debajo del arco del pie.

3. Pisada Supinadora

Una pisada supinadora implica golpear el suelo con el borde exterior del talón y continuar rodando hacia el exterior del pie. Esto se conoce como supinación. El desgaste de las zapatillas será más pronunciado en el exterior del talón y a lo largo del borde exterior del pie.

Nota: Es importante recordar que estos son solo indicadores generales y que puede haber variaciones individuales. Si experimentas dolor o molestias al correr, es recomendable que consultes a un especialista en biomecánica de la carrera o a un fisioterapeuta para obtener un análisis más preciso de tu pisada.

¿Qué pasa si se usa una zapatilla pronadora en pisada neutra?

Es importante comprender que la elección de las zapatillas de correr debe hacerse en función de las necesidades individuales del corredor, incluyendo su tipo de pisada. Usar una zapatilla pronadora cuando se tiene una pisada neutra podría causar varios problemas.

¿Qué es la pronación?

La pronación es el movimiento natural que ocurre durante la pisada del pie, que consiste en un ligero giro hacia dentro para distribuir el impacto de cada paso. Algunas personas pronan más que otras, y es ahí donde entran en juego las zapatillas pronadoras, diseñadas para corregir este exceso de pronación.

¿Y la pisada neutra?

La pisada neutra, por otro lado, es cuando el pie no gira ni hacia dentro ni hacia fuera durante la carrera, sino que impacta el suelo de manera uniforme.

Posibles problemas al usar zapatillas pronadoras con pisada neutra

1. Desconfort: Las zapatillas pronadoras están diseñadas para corregir un exceso de pronación, por lo que pueden resultar incómodas para alguien con una pisada neutra.

2. Lesiones: Forzar al pie a moverse de una manera que no es natural para él puede llevar a lesiones a largo plazo, como esguinces o problemas en las articulaciones.

3. Rendimiento reducido: Las zapatillas pronadoras pueden alterar la eficiencia de la carrera de un corredor con pisada neutra, lo que puede llevar a un rendimiento reducido.

4. Desgaste irregular de las zapatillas: Al no pronar, es probable que el corredor desgaste de forma irregular la zapatilla, acortando su vida útil.

Conclusión

Para escoger las zapatillas adecuadas para correr, es esencial que conozcas tu tipo de pisada. Si no estás seguro, existen tests que puedes realizar o profesionales de salud que te pueden ayudar.

Si tu pisada es neutra, puedes usar zapatillas con un equilibrio entre soporte y amortiguación. Si eres pronador, es decir, tu pie se inclina hacia adentro al correr, necesitarás zapatillas que proporcionen un soporte firme en el arco interno del pie. Si eres supinador, o tu pie se inclina hacia fuera, necesitarás zapatillas con mucha amortiguación para proteger tus articulaciones de impactos.

No olvides que, además de la pisada, también debes tener en cuenta otros factores como el tipo de terreno en el que vas a correr, el clima o tu propio peso.

Y, por último, recuerda que la comodidad siempre debe ser primordial. No importa cuánto te gusten unas zapatillas o cuántas buenas críticas tengan, si no te sientes cómodo con ellas, no son las adecuadas para ti.

Espero que este consejo te ayude en tu búsqueda de las zapatillas perfectas. ¡Feliz carrera y hasta la próxima vez!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.